La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuyen decisivamente no solo al desarrollo económico del mundo, sino también al avance de todos los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.